jardin japonès

kaizen: mejora contínua

La cultura japonesa nos ha regalado – además de una magnífica gastronomía – una manera de entender la vida, una preciosa escritura, una gran cultura del trabajo y la responsabilidad. Conceptos japoneses prácticamente intraducibles y que difícilmente se entienden en otro contexto, como Komorebi  “la luz del sol que se filtra a través de las hojas de los árboles”.

Uno de esos conceptos es kaizen. Kai, en japonés “cambio”. Zen, “bueno”. Cambio bueno, cambio positivo: Pero ha llegado a nosotros, sobre todo, a través de la cultura empresarial, a través de su derivación “mejora continua”. Este concepto se atribuye a un estadístico americano, Edward Deming, visionario en su tiempo del sistema de calidad y de su aplicación práctica. Este profesor fue invitado a Tokio, donde formó a cientos de ingenieros. Se le considera el ideólogo del renacimiento de la indústria japonesa después de la II Guerra Mundial.

Su metodología es simple. En vez de proponerse grandes retos que pueden desanimar, propone pequeños cambios, pequeños pasos fácilmente alcanzables, que una vez superados si que supondrán un gran cambio.

Se acerca el año nuevo. Y con él, inevitablemente llegan los buenos propósitos: el gimnasio, la dieta, dejar de fumar… Así que quizá es hora de empezar a ponerlo en práctica. En el trabajo o en casa. No pretendas correr 10km el día 1 de enero. Trota un poco el primer día. Corre un par de kilómetros. En unas semanas estarás corriendo los 10. Y en unos meses intentarás mejorar el tiempo.

Suerte!